viernes, 24 de diciembre de 2010

Apocalypso Facto Top Music Picks 2010

::: Este blog despierta de su letargo para presentarles el post más seguro de cada año: el Top musical. No creo equivocarme al decir que este es posiblemente el Top más ecléctico de todos los que he recopilado. La lista está dominada por intérpretes británicos y norteamericanos, aunque Francia y Noruega también tienen su participación. El metal que me gustó este año no fue para nada tradicional pero sí bastante denso -- las fronteras estilísticas del mismo se siguen ampliando para bien y aquí lo demuestro en una selección no apta para quemados ni quedados-en-la-onda. Un sello disquero, Kscope, cuenta con cinco nominaciones y un mismo intérprete, el francés Neige, participa en dos álbumes del Top-10. Además, el prefijo "post-" aparece más veces de lo que se me hace cómodo admitir. Ahora, sin más preámbulos, los siguientes fueron mis álbumes favoritos de este año que está por terminar:

El Top-25:

25. La Vida Bohème - Nuestra: post-punk desenfadado con aires dance, hecho en Venezuela, y en donde la ética do-it-yourself no está reñida con la buena calidad. Esta banda se está dando durísimo en vivo por todo el país y el producto es digno de exportación.

24. Ihsahn - After: metal extremo, progresivo y de vanguardia, de la mano del eterno ex-Emperor, atreviéndose, entre otras cosas, a mezclar blastbeats con saxofón, sin que el resultado final suene tan descabellado como parece. Ihsahn está en otra liga.

23. Lunatic Soul - Lunatic Soul II: rock melódico y ambiental, sin guitarras eléctricas pero con una variopinta instrumentación, a cargo de Mariusz Duda, de los polacos progresivos Riverside, excelente continuación de su primer trabajo solista y el primer álbum de Kscope que aparece en esta lista.

22. Joe Satriani - Black Swans And Wormhole Wizards: el retorno a la forma del gran Satch, maestro de héroes de la guitarra y virtuoso sin rollos, luego de toda una serie de álbumes flojazos. En esta nueva producción rescata la actituda de la era "Surfing With The Alien" y "The Extremist".

21. Les Discrets - Septembre et ses Dernières Pensées: post-black francés (como debe ser), melancólico, oscuro, con trazas de folk y miembros de Alcest y Amesoeurs. La música creada por Les Discrets se ve reflejada perfectamente en la portada que ilustra al álbum.

20. Coheed And Cambria - Year Of The Black Rainbow: Claudio Sánchez & Cía vuelven al ruedo con otro de sus álbumes redondos en donde el rock/metal alternativo y el rock progresivo van de la mano creando música memorable. Y que se vayan al carajo quienes han dicho que C&C es una banda emo...

19. Pendulum - Immersion: la cara moderna del drum'n'bass, de aire rockero y con la presencia de invitados de la talla de Steven Wilson (Porcupine Tree), Liam Howlet (The Prodigy) y la banda metalera In Flames. El tema "The Island Pt. II (Dusk)" es sónicamente criminal.

18. Jónsi - Go: trabajo solista de Jón "Jónsi" Þór Birgisson, el vocalista y guitarrista de los islandeses Sigur Rós, con un aire -digamos- más jovial y ligero que el de los trabajos de esa banda, pero con ese falsetto inconfundible que tanto caracteriza a este vocalista.

17. Enslaved - Axioma Ethica Odini: luego de una trilogía de álbumes experimentales, estos noruegos vuelven al lado más extremo, pero sin caer en el black metal cliché -- esto es metal tan pesado como sofisticado, para oídos valientes... ¡y con mente propia!.

16. Cathedral - The Guessing Game: más retro que nunca, los pioneros del stoner-doom británico se acercan cada vez más al prog-rock/heavy-rock de los años setenta mediante un álbum lleno de riffs grandiosos que conforman un homenaje a las principales influencias de la banda.

15. The Pineapple Thief - Someone Here Is Missing: esta banda es frecuentemente acusada de ser una copia de Radiohead, pero aparte del parecido de la voz de la voz de Bruce Soord con la de Thom Yorke, no se puede decir que musicalmente sean tan parecidas. TPT es una entidad musical autonóma y en este genial álbum lo demuestran.

14. Nachtmystium - Addicts: Black Meddle Pt. II: presumiblemente la propuesta más interesante del movimiento conocido como U.S. Black Metal, Nachtmystium nos entrega la continuación del "Assassins: Black Meddle Pt. I", ya no influido por el rock sicodélico si no por el darkwave, el industrial y otras sonoridades más ochentosas. Genial.

13. Minus The Bear - OMNI: prueba fehaciente de que la experimentación rítmica no está reñida con el buen pop-rock, en ese subgénero peculiarmente denominado math-rock, MTB regresa con un álbum sólido, lleno de ganchos melódicos y, por supuesto, de ritmos impares y sincopados.

12. Engineers - In Praise Of More: descritos como una mezcla entre el dream-pop de Cocteau Twins (pero con voz masculina) y el space-prog más etéreo de Pink Floyd, Engineers es una de las nuevas apuestas del sello Kscope, con un disco que crece sólidamente con cada escucha que se le da.

11. Pat Metheny - Orchestrion: Pat Metheny, un hombre que vive y respira música, decidió armar todo un artilugio electro-mecánico-musical para acompañarse a sí mismo y a su guitarra, mediante el uso de válvulas solenoides y actuadores neumáticos para interpretar toda una serie de instrumentos acústicos. El resultado final no es para nada mecánico, y si hermosamente musical, creando uno de los mejores trabajos del jazz de este año.

10. Jaga Jazzist - One-Armed Bandit: el "nü-jazz" es una etiqueta que se suele aplicar a cosas muy diversas, como por ejemplo al colectivo noruego Jaga Jazzist, quienes de por sí son una banda muy sui géneris, creando un sonido a medio camino entre el prog-rock más experimental y el jazz más moderno. Este álbum es una experiencia sónica que hay que disfrutar con calma y repetidas veces.

09. Kylesa - Spiral Shadow: sludge metal contemporáneo y de altísima calidad, con guitarras densas, riffs crujientes, tres vocalistas (incluyendo una mujer) y dos, léase bien: dos baterías; y lo que podría ser la receta segura para un desastre se convierte en uno de los mejores lanzamientos de metal del año, gracias a una muy bien lograda mezcla y producción, así como, obviamente, excelentes temas llenos de un denso sludge aderezados con toques de sicodelia lisérgica.

08. Demians - Mute: de nuevo el francés Nicholas Chapel se atreve a grabar un álbum completamente solo, encargándose de todos los instrumentos, y de nuevo el resultado es magnífico. Más oscuro y multidimensional que el anterior "Building An Empire", este nuevo trabajo eleva el estandarte de este proyecto musical de tendencia alt-prog, y además, contiene una de las mejores canciones de rock del año: el tema que abre el álbum, "Swing Of The Airwaves". Épica.

07. North Atlantic Oscillation - Grappling Hooks: desde Escocia llega esta nueva apuesta de Kscope, mezclando melodías pop con atmósferas a lo Pink Floyd, electro-rock de guitarras y sintetizadores en perfecta armonía interpretando canciones engañosamente pegajosas, para disfrutar sin complicaciones a pesar de que contienen mucho más de lo que se escucha por encima. El sello Kscope se denomina a sí mismo como "post-progresivo", y pues, NOA es la perfecta definición de lo que dicha etiqueta podría significar. Como dice uno de sus coros: "it's amazing what they can do... to you."

06. Alcest - Écailles de Lune: el trabajo anterior de este proyecto francés de post-black/nü-gaze liderizado por el omnipresente Neige, "Souvenirs d'un Autre Monde" no entró en mi top del 2007 porque lo descubrí tardíamente, pero de seguro hubiese quedado entre los primeros, con sus melodías pastorales y ensoñadoras, enmarcadas dentro de paredes sónicas construidas a punta de guitarras y blastbeats. Esta continuación incluye las vocalizaciones blackmetaleras que no tuvo el "Souvenirs...", ampliando así la paleta sónica de Alcest y haciéndola más agridulce aún, con ese genial contraste entre la melancolía onírica del nü-gaze y la gelidez del black metal. Este es el metal del presente.

05. Massive Attack - Heligoland: digno sucesor de aquel mítico "Mezzanine" de 1998, le tomó 12 años a los británicos de Massive Attack darle continuidad a su sonido luego de aquel olvidable "100th Window". Con "Heligoland", los Massive retoman sus raíces jazzy/soul/R&B de álbumes como el "Blue Lines" y, por supuesto, el sonido oscuro y electrónico del trip-hop del ya mencionado "Mezzanine". El resultado es un trabajo discográfico orgánico, lleno de canciones con personalidad, lo que se ve ayudado por la plétora de artistas invitados tanto en las voces como en los instrumentos, entre quienes podemos nombrar a Damon Albarn (Blur/Gorillaz) y Adrian Utley (Portishead). Punto extra tanto por el video porno oficial del tema "Paradise Circus" como por el no-oficial y apto para Youtube. :-)

04. Oceansize - Self-Preserved While The Bodies Float Up: esta banda de Manchester, UK, tiene una magnífica y encomiable tendencia a no defraudar. Luego de un álbum perfecto como "Frames", Oceansize nos regala esta placa de nombre poco amigable, canciones más pesadas, con claras influencias del sonido post-metal de bandas como los desaparecidos ISIS, e incluso con rasgos de sludge, expandiendo la faceta más metalera de la banda, de la cual se había escuchado relativamente poco en álbumes anteriores y que resulta en un álbum de sonido masivo, enmarcado en los ritmos impares a los que nos tiene acostumbrados esta agrupación y que se añaden al aspecto progresivo de la misma. Las canciones, como debe ser, siguen siendo memorables, redondas y realmente potentes. Un álbum sin desperdicio.

03. Baths - Cerulean: Will Wiesenfeld, un joven músico de 21 años de edad, con tan solo un controlador Akai MPD32 y el software de interpretación musical Ableton Live nos ha regalado uno de los álbumes más interesantes de la electrónica de este año bajo el nombre de Baths. Ha sido catalogado como perteneciente a la llamada "L.A. Beat Scene", pero transciende a la misma por un detalle mágico: su capacidad de añadir auténticas melodías a un género notorio por dejar de lado ese aspecto en favor de la experimentación rítmica y las texturas sónicas, lo que termina creando música interesante, más no perdurable. Baths, por su parte, conjuga todos estos elementos: ritmos no cuantizados, muestras de sonido irreconocibles pero usadas con muy buen gusto, voces tanto procesadas como naturales y pues, ese elemento melódico que hipnotiza a primera escucha y que convierte a Baths en algo así como la cara pop del L.A. Beat. Esto es música del futuro, hoy.

02. Lantlôs - .neon: de nuevo el francés Neige ocupa un lugar entre los diez primeros de este Top-25, esta vez como vocalista de este proyecto de orígen alemán igualmente enmarcado dentro de la corriente post-black que tan bien se le da a los franceses. Herbst, la otra mitad de la banda, empezó a trabajar en este álbum a finales del 2007, grabándolo en el 2009, pero por alguna razón no fue lanzado si no hasta este año. Así que aquí estamos, tres años después de la concepción original del mismo, colocándolo como el mejor álbum de metal del año, por su sonido extra-dimensional, inspirado en el post-rock, el shoegaze y hasta en el blues, para moldear el black metal de hoy. Las atmósferas creadas en este disco son masivas, con murallas de guitarras y blastbeats de batería contrastando fuertemente con partes sublimemente melódiosas. "Pulse/Surreal" es una de las canciones que más he escuchado este año, gracias a su crescendo sónico, empezando como un lento jazz-blues para luego volverse algo así como una balada post-metal y terminar siendo un ataque frontal de puro black -- todo esto con unas letras que hacen honor a su nombre, totalmente surreales. Una vez más, me complace estar viviendo este momento en el que el metal evoluciona y se transmuta en algo mayor que la suma de sus partes.

01. Anathema - We're Here Because We're Here: ya lo reseñé en su momento, y simplemente tengo que recalcar que Anathema han creado el álbum más bello del 2010. Simplemente por eso se merecen este primer lugar.


:::