sábado, 14 de junio de 2008

Transmitiendo desde El Tigre

::: A mes y medio de haber escrito el post "Transmitiendo desde Houston", me encuentro de nuevo en casa, compartiendo con la familia y de vuelta al desorden rocambolesco y la actitud viva-la-pepa venezolana.

Un amigo me lo dijo: uno llega a Venezuela como encandilado, tratando de ajustar la vista de nuevo a las dimensiones de lo local. Y no es que quiera disminuir a mi país, pero las cosas son como son, aquí y en Pekín (¿o debería decir "en Houston"?).

En realidad me resultó bastante fácil adaptarme al orden de la vida gringa: que todo esté señalizado y que la gente lo respete; que nadie te toque un cornetazo en el semáforo a las tres décimas de segundo que cambie la luz a verde; que no dures ni 5 minutos en una diligencia bancaria o en la oficina postal; que los precios de las cosas bajen (sí mi gente, en otras partes del mundo, ¡los precios bajan!) y que los comerciantes no le saquen obligatoriamente el 100% de ganancia a los productos; que te puedas comprar un carro con poco uso y en excelentes condiciones al mes de haber empezado a trabajar; que la cortesía sea una norma y no una excepción donde quiera que vayas; que los mesoneros en los restaurantes sean realmente atentos y vayan solos a la mesa sin que uno les tenga que llamar por un megáfono; y coño, que la leche no se ponga piche a los tres días de tenerla en la nevera... o_0

Obviamente no todo es así de nítido en USA. Por ejemplo, los precios de la gasolina no se incluyen en lo que dije arriba, los mismos suben a diario, y cargan a la gente loca por allá. Nosotros, con nuestra gasolina subsidiada y con el mismo precio desde hace años, no sabemos lo que es preocuparse por llenar un tanque full. La situación es tan preocupante que ya se habla de semanas laborales y académicas de cuatro días, para ahorrarse los traslados por lo menos los viernes. Igualmente, la gente está dejando de adquirir carros grandes, y la demanda de vehículos compactos está empezando a crecer -- la economía de millas por galón se está volviendo el factor esencial.

Otro problema puede ser el de la vivienda: después de una burbuja inmobiliaria que duró años, los precios se fueron a pique, entonces lo paradójico es que como las casas están más baratas, son pocos quienes las quieren vender. Cosas del capitalismo salvaje, no sé...

Si me preguntan si me quisiera ir a vivir a USA, la respuesta sería un rotundo sí. Las probabilidades de tener un mejor estándar de vida son mucho más altas que en Venezuela, y con decir esto no estoy descubriendo el agua tibia. Ahora, una cosa es irse por irse, a probar suerte, y otra cosa es irse con algo ya planificado en lo laboral. "Probar suerte" es casi sinónimo de ganarse una estadía ilegal, algo nada recomendable -- ahí sí es que se acaba el sueño americano y todo se pone espeso. Irse con alguna oferta de trabajo es mucho más sensato y mejor garantía de una vida estable y productiva.

Así que mientras se exploran alternativas, sigo echándole piernas aquí en mi país, tratando de esquivar el hampa, la ineficiencia gubernamental, la chabacanería callejera, la basura omnipresente, el costo de la vida que sube otra vez, y así, ad infinitum. No queda de otra si no hacer el esfuercito, llenarse de venezolanidad, seguir siendo los jodedores de siempre, y hacer lo posible por mejorar nuestra realidad... ¡viva Venezuela carajo! :::

4 comments:

hily la mariposa dijo...

buena y resumida reseña...pero en fin...lo importante es que ya estas en casa y las oportunidades vendran...si ha de ser en USA o cualquier otra parte del mundo te va a ir muy bien...Abrazos Metaleros!

Alex dijo...

mira marico triste, igual que Hily opino que es muy arrecho que una excelente persona como tú no le vaya bien... lo que viene es éxito pana... agarre su paragua es lo que es porque el chaparrón de buena fortuna y felicidad va a ser anormal

Apocalypso Facto dijo...

@hily: gracias por tu comentario, y bien, las oportunidades podrían estar en USA o en otras partes del mundo más insospechadas. Sea lo que sea, los mantendré al tanto.

@alex: gracias igualmente por tu comentario, muy a pesar de tu pobre elección de epítetos...

SoulSlayer dijo...

Excelente reseña.. seria bueno ir a probar suerte pero ya con alguna oferta de trabajo o algun tipo de beca...