sábado, 17 de diciembre de 2005

El Teatro de los Sueños en Caracas - 13 de diciembre, 2005


::: Finalmente el sueño se hizo realidad el pasado martes, 13 de diciembre de 2005: Dream Theater, agrupación ya legendaria dentro del metal y el rock progresivo internacional, hizo acto de presencia en nuestro país para ofrecernos un show de tres horas de duración, haciendo un recorrido por lo más selecto de su discografía, para deleite de las 7.000 personas congregadas en el Poliedro de Caracas esa noche.


Los fans hicieron acto de presencia desde muy tempranas horas del martes (se rumora que incluso desde la noche anterior) y durante todo el día la ansiedad e impaciencia crecía, ante la cercanía del concierto. Todas estas largas horas de espera por lo menos sirvieron para socializar, encontrarnos con viejos panas, conocer algunos nuevos, y por fin verles las caras a algunos que hasta los momentos sólo eran un "contacto" en el Messenger, o un "user" de alguno de tantos foros - y todos unidos por la admiración a Dream Theater.


Una vez dentro del Poliedro, la espera se hizo corta, gracias a la no presencia de teloneros (los que se iban a presentar no eran músicos en sí, sino un grupo de malabaristas y equilibristas al estilo del Cirque du Soleil, pero a falta de un permiso de última hora la banda quedó como se suponía que se iba a presentar: sola).


Al momento de salir la banda al escenario el público respondió con auténtica euforia al ritmo de "The Root Of All Evil". De allí en adelante fue una auténtica montaña rusa progresiva-musical, minuto a minuto, gracias al buen hacer interpretativo de la agrupación.

Este nivel de euforia de la audiencia se mantuvo casi que constante a todo lo largo del show, en el que se disfrutó de temas representativos de todas las placas de la banda, ya que la misma decidió encarar esta gira más como una celebración de sus 20 años de carrera que como una promoción del Octavarium, su último disco en estudio.

Si deseas saber con más detalles lo referente al concierto, échale un vistazo a la reseña de Tarmanta.com.


Les dejo un par de fotos, cortesía de José A. Morales B. :::